Pedales y efectos blues

Efectos idóneos para armónica o guitarra de blues, pero también algunos loopers y multiefectos igualmente esenciales en la práctica y ensayo de este genuino estilo.

En el blues hay repetición, vueltas o ruedas que con unas estructuras clásicas de 8, 12 o 16 compases, las más habituales. En las ruedas de los solos de cada instrumento se emplean otros sonidos y forma de tocar, y ese otro sonido depende mucho de los pedales que le metamos al micro de armónica, guitarra, voz, etc. Los pedales van desde efectos concretos a multiefectos, loopers, etc.

Entre overdrive y reverb va la cosa

Aunque en cada pedal haya una firma muy particular, todos pasan por llevar ese regustillo a válvula, ganancia y cuerpo.

Desde el clásico overdrive blusero Tube Screamer, a puertas de ruido (Para evitar acoples) o compresores, boosters, por ejemplo. Son efectos, estos últimos, que raramente encuentres en un multiefectos.

Overdrives

Los pedales overdrive imitan el sonido saturado o sobrecargado que se obtiene al subir el volumen de un amplificador a válvulas, dice la Wikipedia. Y hay algunos pedales más fieles que otros en ese buscadísimo sonido; afilado, roto y con el punto exacto de crunch.

Denota un sonido valvular y a ES330 a través de cualquiera que sea tu guitarra: aquí una comparativa de estos dos modelos de pedal Boss BD-2 y BD-2W.

Reverbs

En más de una ocasión me he cruzado con algún “bluesman” que me ha pedido que quitara el reverb de mi equipo. En la historia del blues, este efecto ha sido, sin género de dudas, el más usado de todos junto con el delay o el roto overdrive.

Little Walter, Muddy Waters, Howling Wolf y muchos más lo tenían más que presente en sus discos y directos.

E igualmente importantes, aún más en blues

El octavador

Debido a que para cada tonalidad se escoja la armónica correspondiente al círculo de quintas en el que se vaya a tocar en un tema, da pie a tener una armónica para cada tono. Una armónica diatónica tiene cuatro octavas, las tres primeras desarrolladas.

Hay temas que piden un acompañamiento ‘por abajo’, u octavado en la misma tonalidad pero más grave: de ahí la necesidad de un octavador. Y no uno cualquiera, ya que la mayoría no aciertan en un sonido natural y fiel al sonido del instrumento. En una guitarra haría la función de bajo.

La puerta de ruido

Corta la señal del micrófono cuando no percibe señal directa, o sólo percibe señal de fondo, evitando así acoples (Zumbidos o pitidos derivados de la retroalimentación micro-amplificador) en pleno directo.

Fundamental para armonicistas, ya que este riesgo de acople es omnipresente cuando se tratan con amplificadores a válvulas sobre todo.

El compresor

El compresor regula los volúmenes, evitando así tanto estridencias o ausencias de señal. Suelen llevar su regulador de sensibilidad para acotar los picos inferiores y superiores al gusto y necesidad.

En blues priman las dinámicas: los cambios de volumen intencionados, a veces hasta casi el silencio más visceral. A veces el tope de volumen busca el clímax, que sin dejar de existir, con un compresor nunca llegará a ser desagradable. Es aquí donde el pedal compresor ayuda y bastante.

El booster

Un booster se suele activar en el momento del solo de guitarra, armónica, etc. El booster sólo añade volumen sin tocar la ganancia, aunque suele ser regulable. Hay que probar previamente sus niveles en la prueba de sonido amén de posibles acoples.

Loopers

Son casi un instrumento más: indispensables para practicar y avanzar

Un looper es un pedal que te permite grabar una o más porciones con tu instrumento para repetirlas inmediata y cíclicamente hasta que uno desee durante la canción, permitiendo así tocar encima sobre las bases o acompañamientos creados en vivo. Evidentemente, aun no siendo pedales expresamente para este género, sí que son muy usados en blues de formato pequeño (A menos que seas muy purista verás gran potencial en ellos).

Algunos, como el primero de la lista, Digitech Band Trio, te acompañará automáticamente al ritmo y armonía que toques: tienes un bajo y una batería automáticos muy conseguidos para ciertos usos.

Luego tenemos el clásico de Boss Rc-5, con dos entradas y dos salidas respectivamente, 13 horas de grabación, le puedes insertar temas base o backingtracks, ritmos predefinidos, a pila o transformador, etc. Es para muchos las primera opción de todas.

Multiefectos

Configurándolos bien tienes tu sonido

No siempre la diferencia con un pedal de un efecto concreto, como overdrive, distorsion, delay, chorus, etc., está en la calidad. Eso sí, un multiefectos te va a permitir en detrimento de una configuración muy específica para un efecto dado, un abanico y combinación entre ellos para extraer el sonido perfecto para cada tema. Presets configurables, emuladores de míticos amplis, y algunos hasta con una básica función de looper.

También encontrarás posts relacionados con el aprendizaje de la armónica, más otros que me parezcan interesantes.

Soy Dani Harp, armonicista de blues y otras raíces americanas. En esta web tienes todos aquellos artículos de blues con su respectivo enlace a Amazon.

LA MEJOR SELECCIÓN DE BLUES 😉

Chinese (Simplified)EnglishFrenchSpanish